Foto
27Ago

Con pasión

El encuentro formativo de este año empezó el 11 de agosto, con la llegada a la Casa de Espiritualidad de Santa Teresa en Ávila, donde nos reunimos 52 junioras provenientes de las inspectorías de Europa del Este, Francia – Bélgica, Italia, España y la visitaduría Madre de la Iglesia, hasta el día 22 de agosto.

Tras los pasos de Santa Teresa de Jesús, hemos podido profundizar en su espiritualidad, la alegría de la relación esponsal y el servicio cotidiano en la relación con los demás.

El tema que ha guiado todo el encuentro ha sido: “Aquello que deseo lo deseo con pasión” (Santa Teresa). Con la figura de Santa Teresa como hilo conductor, fuimos profundizando a través de las siete moradas de su castillo interior unas palabras clave: Verdad, Oración, Tentación, Fragilidad, Abandono y Confianza, Deseo, Noviazgo y Casa.

Cada día los temas se desarrollaban a la luz de la Palabra de Dios, con una lectio guiada por el sacerdote Don Marco Napolitano, siguiendo el Cantar de los Cantares y el Apocalipsis.

Para una mayor profundización del tema trabajado, no teníamos más que salir a la calle y recorrer la ciudad de Ávila y su historia (La universidad de la Mística, el Monasterio de la Encarnación, la casa de Santa Teresa, el Convento de San José, la Catedral). Cabe destacar como corazón de la experiencia vivida, la visita a Alba de Tormes, donde pudimos encontrarnos con el corazón de la Santa, herido y tocado por el amor del Señor.

Pudimos también, aprovechando la cercanía, acercarnos a los orígenes más humildes de una de nuestras hermanas, la Beata sor Eusebia Palomino, visitando su casa (“choza” o como ella la llamaba “Paraíso”) y recorriendo junto a ella sus pasos en la ciudad de Salamanca.

Durante estos diez días ha habido muchos momentos para poder compartir, dialogar y construir así relaciones fraternas que nos han enriquecido.

Un tiempo vivido en espíritu de familia, en la sencillez del encuentro, pero sobre todo con la consciencia de que cada momento del día ha sido, para cada una de nosotras, un momento valioso para acoger todo lo que se nos ha dado, y poder así “derramarlo” en este nuevo año en todos aquellos que encontraremos en nuestro camino.

Tatiana Guzmán, fma