Foto
09Sep

Convivencia de profesores y hermanas en Valverde del Camino

Después de unos días de reuniones y preparación del nuevo curso, los profesores junto con la comunidad FMA hemos tenido un día de convivencia. Hemos visitado las Minas de Ríotinto (Huelva).

Iniciamos nuestra ruta en Bellavista con la acogida de algunos compañeros que viven cerca del lugar. Sor Rafi Nevado, directora de la Comunidad, nos dio los buenos días en una capilla que en sus inicios era presbiteriana. Posteriormente Juan Manuel, nuestro compañero, nos indicó el itinerario que íbamos a realizar.

Conocimos varios lugares: El barrio inglés de Bellavista con sus casas de estilo inglés y conocimos las luchas de clases propias del siglo XIX;  Corta Atalaya, incomparable por su historia y panorámica, aprovechando para hacernos la foto de grupo en este lugar.

A continuación nos dirigimos hacia el lugar de nacimiento del Rio Tinto. Al pasar por el bosque pudimos observar los lamentables desastres que el incendio forestal de este verano ha causado en la zona. Después nuestro guía nos explicó las características y peculiaridades del río y lo que hace que sus aguas sean de color tinto (amarillo y rojo). Nos llamó la atención el hecho de saber que muchos científicos de la NASA hayan elegido este lugar para investigar los microorganismos que allí viven por sus similitudes con el planeta Marte.

Finalizamos la familiar convivencia disfrutando de una buena comida.  En todo momento se notaba la ilusión, la acogida y el deseo de pasarlo bien. Con sencillez y familiaridad hemos ido compartiendo y dialogando. Todo ha sido muy bonito, nos ha encantado y unido más como Comunidad Educativa.

Gracias al Señor por la experiencia vivida. Gracias a Toñi por ofrecernos este día de convivencia y a Juan Manuel por ser un guía excelente, nos ha explicado todo muy bien y hemos gozado escuchándolo.

¡Felicidades a todos y a seguir dando lo mejor de nosotros mismos!

Que María Auxiliadora y Sor Eusebia nos sigan acompañando en el nuevo curso que iniciamos y que ¡suene nuestra voz!