Foto
03Oct

E.P. Don Bosco, un modelo de escuela inclusiva

La conciencia social respecto de la realidad de la diversidad funcional es necesaria. Pero no es suficiente. No podemos conformarnos con generar conciencia. La conciencia debe entrañar cambios, debe generar dinámicas, debe sumar iniciativas… Es el germen del mundo que florece. Pero con nuestra implicación y participación favorecemos que los brotes engendren flor y fruto. Y esta flor, para la Escuela Profesional Don Bosco, es un modelo de Escuela Inclusiva, y este fruto, la capacitación profesional y la maduración personal de nuestro alumnado.

Por eso, la EP Don Bosco tiene un firme compromiso con el modelo de inclusión social. Nuestros alumnos comparten a diario actividades dentro y fuera del aula, durante la jornada académica, y también en el ocio y tiempo libre, con jóvenes de su misma edad, con inquietudes, gustos y preocupaciones similares: los alumnos de la Fundación Oxiria. Estos alumnos trabajan a diario por su promoción personal y su inserción laboral. Igual que los alumnos de nuestros tres ciclos formativos. Y se esfuerzan y se ilusionan como cualquier joven. Si no percibimos diferencia alguna, entonces el modelo de inclusión por el que luchamos está dando resultados. Porque estos chicos y chicas tienen, además de las luchas propias de los jóvenes, la de pertenecer al colectivo de diversidad funcional.

Con esta conciencia proactiva el pasado viernes, 27 de septiembre, todos nosotros, alumnos y profesores, nos hemos sumado a la iniciativa de la heladería Los Alpes: El Helado Solidario.  Se trata de una iniciativa que esta heladería viene replicando desde hace seis años, por la cual reserva la recaudación íntegra del último viernes de septiembre a una causa social. La de este año ha sido la financiación de los estudios del alumnado de diversidad funcional de la Fundación Oxiria, porque la conciencia se acompaña de acciones.

La EP Don Bosco, fiel a su compromiso de Escuela Inclusiva, ha querido sumarse a este evento que tuvo lugar en las heladerías Los Alpes de Moncloa, Torrelodones y Las Rozas de Madrid. Ojalá que nuestros chicos y chicas hayan pasado, en palabras de don Bosco, «un día de cielo», que les anime a ir construyendo poco a poco una realidad inclusiva.

Israel Iglesias Huerga

Coordinador Dpto. Pastoral — EP Don Bosco