Foto
09Jun

Ecos desde nuestra casa de Muriedas

Desde la Unidad Familiar María Auxiliadora, dependiente de la Fundación Valsé, comparten la vivencia de los acontecimientos más significativos de las últimas semanas:

Para quien no conozca nuestra casa, es un hogar de acogida para niños y niñas, adolescentes que se encuentran en régimen de guarda o de tutela por el Gobierno de Cantabria.

Es una casa abierta que acoge sin condición, a todos los niños y niñas que llegan a ella, con el fin de darles cariño y trabajar con cada uno, con cada una por reconstruir vidas muchas veces rotas por lo vivido, a pesar de su corta edad.

En la Unidad Familiar hemos celebrado esta semana, la semana de la gratitud. EL CORAZÓN AGRADECIDO TIENE BUENA MEMORIA.

Porque sabemos que no caminamos solos, que no caminamos solas, que siempre hay alguien que nos apoya y acompaña en nuestro caminar, durante esta semana aprovechamos para dar gracias al finalizar el día por aquellas personas que nos ayudan a caminar. Dialogamos con los niños y niñas,  chicos y chicas de la Unidad sobre ello y escriben aquello por lo que de corazón darían gracias.

Además, como en toda casa salesiana el pasado 24 de mayo celebramos por todo lo alto, el día de María Auxiliadora.

Nos reunimos los niños y niñas, salesianas, personal voluntario, párroco, salesianos y educadoras para celebrar la eucaristía y una comida fraterna de fiesta en honor a nuestra madre.

Por la tarde acudimos con los chicos y chicas, niños y niñas, al colegio de los salesianos de Santander, donde cenamos y disfrutamos de una maravillosa fiesta.

Como madre que acoge, acompaña y protege la pedimos que sea en la Unidad guía y consuelo de cada niño, de cada niña, de cada educadora, para que con su fuerza y protección nos ayude a seguir con esta bonita labor.

Mercedes Lavín

Unidad Familiar María Auxiliadora