Foto
24Jul

¡¡Gracias por tus 100 años de vida!!

El día 20 de julio, nos reunimos en Sarrià para celebrar una Eucaristía en acción de gracias por la vida de S. Rosa Ortiga, al celebrar sus 100 años de vida. La acompañamos el salesiano D. Francesc Riu, su comunidad, hermanas de otras comunidades, su familia, exalumnas de Santa Dorotea, Sepúlveda, Pamplona, Torrent, Sueca, SS.CC y el grupo María Auxiliadora de Montbau.

En el momento de acción de gracias, una exalumna le dio las gracias en nombre de todos los presentes.

Señor, te damos gracias por la vida de Rosa, por estos 100 años vividos con plenitud, gracias por su vocación de entrega a TI, a los jóvenes y a todas las personas que le rodean. Gracias Rosa porque sabemos que todo lo haces por amor. Hay una frase que has dicho alguna vez de San Agustín. “Ama y haz lo que quieras” y tú lo has hecho siempre. Gracias a tu familia, de la que estás muy orgullosa y siempre has hablado de ellos con mucho cariño, por eso no te has perdido una fiesta, boda, bautizo, confirmación…cualquier motivo es bueno para estar con ellos. Gracias por tu entrega a la Asociación de Exalumnas, no has faltado nunca a las reuniones, encuentros, viajes y sabemos que cada noche rezas por todas/os las/os Exalumas/os. Gracias por estar siempre disponible, en los buenos momentos (que gracias a Dios han sido muchos) y en los que no han sido tan buenos. Gracias por saber escuchar, por tus consejos, por tus palabras de ánimo, por tu energía, que parece que lleves pilas que no se terminan nunca. Damos gracias a Dios por tu comunidad actual y por todas las Salesianas con las que compartes tu largo camino de fe. Por toda la Familia Salesiana. En definitiva, gracias por todo Rosa, te queremos mucho y nos sentimos queridas por ti, que como decía Don Bosco, es muy importante.

Terminamos el encuentro con una comida con su familia, la comunidad y hermanas de otras comunidades. Al apagar las velas no dejo a todas/os un mensaje: “Que os queráis mucho, que os ayudéis, todo viene del amor de Dios, que sepáis perdonar, de aquí viene la felicidad.

Damos gracias al Señor por la vida de Rosa, y le pedimos que la sigas bendiciendo y pueda hacer mucho bien con la escucha y consejos a todas las personas que se encuentra en su camino.