Foto
05Jun

Laudato si: Un proyecto hecho realidad

Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, los alumnos de 2º de ESO del Colegio Escuelas Santísimo Sacramento (Madrid) han realizado las actividades de su proyecto Laudato si.

En clase de Religión estudiaron cómo Dios ha encargado al hombre el cuidado de la creación y conocieron la encíclica del Papa Francisco Laudato si. A partir de ello trabajaron de manera cooperativa en un proyecto que ayudara a sus compañeros a tomar conciencia de la necesidad de actuar ante la difícil situación de nuestro planeta en cuestiones medioambientales.

Lo primero que hicieron fue investigar, observar, darse cuenta de las muchas cosas que tienen que cambiar en nuestras actuaciones, porque el planeta se muere.

Después idearon, ayudados por los consejos del Papa, algunas cosas que están a nuestro alcance, que podemos hacer. Sabían que en una ecología integral tenían que pensar no solo en ellos, sino también en las consecuencias que sufren los más pobres y en el valor de los gestos cotidianos.

Para actuar propusieron una serie de actividades que realizar con todos los compañeros del colegio, de manera que conocieran la carta del Papa y se sensibilizaran para ponerse manos a la obra:

– Para Infantil escribieron mini-cuentos con los que invitar a los más pequeños a cuidar los animales y las plantas, compartir lo que se tiene y agradecer a Dios por la comida. Además prepararon juegos sobre la importancia de separar los residuos, como una carrera de relevos para dejar en los contenedores los envases de plástico.

– Los alumnos de Primaria conocieron, mediante un vídeo, qué dice el texto de Laudato si. Después buscaron piezas de puzle por el patio para descubrir la importancia de no apoyar energías contaminantes, no desperdiciar el agua, consumo responsable de la ropa, etc.

– Para los compañeros de Secundaria, tras visualizar vídeos sobre la encíclica, dinamizaron momentos de debate, utilizaron rutinas de pensamiento, comentarios de rap sobre el tema, elaboración de murales…

Durante una hora consiguieron que todos sus compañeros pensaran y se sintieran invitados a comprometerse con el cuidado de la creación.

Todas las actividades fueron diseñadas y animadas por ellos. Un grupo muy animado y decidido que sabe que esto es cuestión de actuar. ¡Yo puedo! Es el mensaje que les ha quedado claro. Y tú, ¿estás decidido a comenzar dando un pequeño paso?

Conchi Muñoz, fma