Foto
09Ago

Nos encontramos para escuchar Su voz

La comunidad inspectorial de las Hijas de María Auxiliadora de España se ha reunido el 6 y 7 de agosto con el fin de  seguir compartiendo la vida y crecer en sentido de pertenencia. Lo han hecho a través de dos encuentros simultáneos que han tenido lugar en Pozuelo de Alarcón (Madrid) y Sanlúcar la Mayor (Sevilla) en los que han participado más de 200 hermanas de toda España.

Uno de los días del encuentro ha girado en torno a la exhortación apostólica “Gaudete et exsultate”. Un momento formativo desde la iluminación y presentación del documento por parte de nuestros hermanos salesianos D. José Luis Guzón o José Miguel Núñez  -según el lugar -, y la interiorización de su contenido desde diferentes claves a través de talleres en los que el compartir en fraternidad ha sido lo más importante.

La otra jornada se dedicó, de forma dinámica y activa, a exponer el camino realizado en este primer año de andadura de la inspectoría, así como a dar a conocer los proyectos y objetivos previstos por cada uno de los ámbitos y ambientes pastorales de cara al nuevo curso.  Todas las hermanas participantes tuvieron la ocasión de un primer contacto con la programación inspectorial 2018—2019 al ser presentada por S. Mercedes Rodríguez, nueva coordinadora del equipo inspectorial.

Mª del Rosario García, Inspectora, se ha hecho presente en ambos encuentros, con un saludo en el que ha compartido con sencillez algunas de las convicciones reforzadas en el trascurso del año: Sin todos no es posible, la lógica del Evangelio es otra, sin una buena perspectiva no se ve bien y la santidad también es para ti. Desde ahí ha invitado a todas a tener el valor de soñar. En sus “buenas noches” ha hecho partícipe a la asamblea del mensaje de S. Mª Luisa Miranda, consejera general referente para nuestra conferencia interinspectorial, en la que invitaba a vivir con intensidad y convicción el lema escogido para este nuevo curso: “Que suene tu voz”.

Tras estas jornadas, con la ayuda de unas cuidadas celebraciones de la fe donde escuchar Su voz,  en todas ha crecido la esperanza y la fraternidad, la ilusión y el compromiso por “compartir con alegría la misión salesiana potenciando el protagonismo de los jóvenes”, objetivo inspectorial del próximo curso.  ¡Si escuchamos Su voz es posible!