Heading hidden

SALESIANOS

El 8 de diciembre de 1859, en Turín Valdocco, nació la congregación salesiana con el nombre de “Pía Sociedad de San Francisco de Sales”. Empezó con 17 miembros, además del fundador Don Juan Bosco que tenía entonces 44 años.

El 23 de julio de 1864 llega de la Santa Sede el "decreto de elogio de la Sociedad". Más tarde, el 1 de marzo de 1869, su aprobación. Finalmente, el 3 de abril de 1874 la aprobación de las Constituciones por parte de la Santa Sede.

El artículo 2 de las Constituciones afirma: "Nosotros, Salesianos de Don Bosco, formamos una comunidad de bautizados que, dóciles a la acción del Espíritu, entienden realizar una específica forma de vida religiosa el proyecto apostólico del fundador: ser en la Iglesia signos y portadores del amor de Dios a los jóvenes, especialmente a los más pobres".

Fieles al empeño que Don Bosco ha transmitido, los Salesianos son evangelizadores de los jóvenes, especialmente los más pobres; tienen un cuidado particular por las vocaciones apostólicas; son educadores de la fe en los ambientes populares, en particular con la comunicación social; anuncian el evangelio a los pueblos que aún no lo conocen.