Heading hidden

Somos una familia religiosa nacida del corazón de San Juan Bosco y de la fidelidad creativa de Santa María Mazzarello. Don Bosco eligió este nombre porque nos quiso como un monumento vivo de agradecimiento a la Virgen.
En Turín la opción de fundar una institución a favor de las jóvenes le vino a Don Bosco por la instancia de varias personas; por la constatación del estado de abandono y pobreza en el que se encontraban muchas chicas; por el contacto con varios institutos femeninos; por la profundidad de su devoción mariana; por la confirmación del Papa Pío IX que le animó hacia este camino; por repetidos “sueños” y hechos extraordinarios narrados por él mismo.
Contemporáneamente en Mornese, en las colinas del Monferrato, la joven María D. Mazzarello animaba un grupo de mujeres jóvenes que se dedicaban a las muchachas del pueblo, con la finalidad de enseñarles un oficio, pero sobre todo con el compromiso de orientarlas a la vida cristiana.
A distancia, dos señales en la misma longitud de onda mandaban un mensaje idéntico; tenía que nacer también para las niñas y las jóvenes el ambiente educativo que ya estaba en Turín-Valdocco, para los muchachos por obra de Don Bosco. María D. Mazzarello fue cofundadora al dar vida, forma y desarrollo a la nueva institución.

A ti te las confío

El 5 de agosto de 1872 el primer grupo de mujeres jóvenes pronunciaron su “sí” como la Virgen María para ser “ayuda” sobre todo entre las jóvenes.

La primera comunidad de salesianas inicia su vida y su misión entre las jóvenes en el Colegio de Mornese. María Mazzarello se convierte en la superiora del nuevo instituto. A pesar de las dificultades del inicio: contrariedades en el pueblo, falta de recursos y de formación, el ambiente de vida que se crea en el colegio hace crecer rápidamente el número de chicas, de educadoras y de salesianas. Pronto se abren nuevas comunidades también fuera de Italia y en 1875 marcha la primera expedición misionera para abrir la primera casa en Uruguay. En 1879, la comunidad del colegio se traslada a Nizza Monferrato donde hay más posibilidades que en Mornese.

Son años de crecimiento y expansión, en los que a través de diferentes propuestas educativas se va haciendo realidad la primera intuición de Madre Mazzarello: "A ti te las confío".

Y así, el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora (Salesianas) ha ido creciendo hasta nuestros días. Un proyecto de educación para los jóvenes, especialmente aquellos que tienen mayor necesidad, presente y vivo en todo el mundo haciendo realidad el sueño de Don Bosco y María Mazzarello.

Logo FMA