Foto
13Feb

Agradecidas al Espíritu de Mornese (V)

Agradecimiento es la primera palabra que viene a mi mente cuando pienso acerca de mi vivencia del Proyecto Mornese. En primer lugar, por haber tenido la oportunidad de vivir una experiencia única a todos los niveles: carismático, espiritual, cultural y personal. Me siento bendecida por haber podido acercarme y beber de la fuente de la que mana el carisma salesiano, lo cual ha reforzado en gran medida mi sentido de pertenencia a la gran familia Salesiana.

Pero también es un agradecimiento con mayúsculas a todas las personas que han hecho posible esta experiencia única: al Consejo Inspectorial por hacerme este precioso regalo, al equipo de animación del Proyecto por su total entrega y compromiso y a todas las comunidades que con tanto cariño y generosidad nos acogieron durante nuestro recorrido.

Me siento afortunada por haber podido profundizar en mi fe y en nuestro carisma, visitar los lugares donde nuestros amados fundadores vivieron y forjaron su fe, siguiendo la profunda huella que dejaron tras de sí; comprobar un situ cómo Don Bosco puso siempre a los jóvenes y su salvación en primer lugar, conociéndolos y amándolos desde lo más íntimo.

La estancia en Mornese fue especialmente significativa para mí. Descubrí la figura de Madre Mazzarello en toda su plenitud. Qué suerte haber podido asomarme a la ventana de la Valponasca y, con ello, al interior del corazón de Maín, recorriendo su itinerario vital y espiritual presidido por un amor y entrega absolutos a Jesús y a nuestra Madre Auxiliadora. Maín encontró en Jesús el sentido de toda su existencia, un hermoso ideal de vida que fue tejiendo con hilos de amor, basado en la pedagogía del trabajo y la alegría, la sencillez y la santidad en lo cotidiano. Toda su vida estuvo presidida por una escucha atenta al Señor, desde su infancia campesina, la experiencia de la enfermedad, la creación del taller de costura para asistir a las jóvenes más necesitadas, su encuentro con Don Bosco, la fundación del Instituto y su labor como primera superiora.

Doy gracias a Dios por este hermoso Proyecto, que todos los que tenemos la oportunidad de vivir en primera persona estamos llamados a compartir en el quehacer cotidiano de nuestras familias y trabajos.

Carmen Belén Leal

Servicios inpectoriales – Ámbito de Administración