Foto
05ag.

5 agosto 2020: Caminando en fidelidad

En este día de fiesta acogemos también el mensaje de S. Chary García, inspectora, al inicio de este segundo año de preparación al 150 aniversario de la fundación del Instituto:

Con cada una de vosotras, queridas hermanas, doy gracias a Dios en este 5 de agosto por el regalo de su llamada, acogiendo juntas con novedad la vocación que nos regala.

En Mornese, María acompañó a la joven Maín y la guio, sobre todo en la incertidumbre de su futuro, hacia un nuevo horizonte de la misión: cuidar de las niñas pobres dándole una consigna precisa: A ti te las confío.
En la historia del Instituto, María está presente activamente y continúa su misión en nuestras comunidades como Auxiliadora y Madre. Nos apoya en nuestro compromiso de educar a los jóvenes y ayudarnos a encontrar las maneras más apropiadas para ser con ellos y para ellos “signo y expresión” del amor previsor de Dios (cf. C 1)
“María camina con nosotros” no es una frase abstracta, sino una realidad que evoca una “visión”, una certeza, enraizada en la fe y en el carisma salesiano, una experiencia vivida.

Esta celebración que estamos preparando, sobre todo está destinada a dar un salto de calidad en nuestras propias vidas y para eso, tenemos que poner la fuerza en dejarnos ‘tocar y transformar’. Retomo con vosotras parte de las palabras de la Madre en la circular nº 1000, más que para volverlas a leer, para que se conviertan en programa de vida para cada una nosotras este año. ¿Podrían inspirar parte de nuestros proyectos personales y comunitarios del nuevo curso?

  • Renovamos la certeza de que María camina con nosotras, nos “sostiene y acompaña, protege y abraza” (Christus vivit, n. 45). Con ella pronunciamos nuestro sí y de ella aprendemos a hacer lo que Jesús nos dice (cf. Jn 2, 5) para ser con su ayuda “auxiliadoras” de la vida, garantes de la alegría y la esperanza.
  •  El testimonio de la Madre Mazzarello inspire a nuestras comunidades en su compromiso de renovar esa frescura de vida y acción que emana de gestos concretos: asumiendo con amor renovado las Constituciones y el “Sistema Preventivo”, queremos testimoniar los matices femeninos del carisma educativo de Instituto.
  •  Conscientes de que María pasea por nuestra casa y quiere llegar a muchos jóvenes, haremos que nuestras comunidades lleguen a ser más abiertas a la acogida de los jóvenes para escucharlos y dejar que surjan sus sueños, sus preguntas y necesidades. Enriquecidas por su presencia, tendremos la oportunidad de tejer el diálogo, acompañarlos en el descubrimiento del plan de Dios en sus vidas e involucrarlos más activamente en la misión, comenzando con el compromiso diario.

Para todas mi felicitación llena de agradecimiento por la alegría de compartir con cada una el regalo de la vocación. Concluyo con las conocidas palabras dichas por don Bosco el 5 de agosto de 1872: “Considerad una gran gloria vuestro hermoso título de Hijas de María Auxiliadora, y no olvidéis que vuestro Instituto deberá ser el monumento vivo de la gratitud de don Bosco a la Madre de Dios”.

María del Rosario García Ribas, fma
Provincial