Foto
13set.

CG XXIV: Es el momento de los milagros

El 12 de septiembre de 2021, las 172 capitulares de los cinco continentes viven su primer encuentro oficial con un momento de conocimiento, bajo el estandarte de la fraternidad y la celebración.

La jornada comenzó con la celebración eucarística presidida por el P. Mauro Mantovani, SDB, que invita a las capitulares a vivir este tiempo de gracia y bendición abriéndose al don del Espíritu Santo y escuchando atentamente la Palabra: “Haced lo que Él os diga” (Jn 2,5), para discernir con corazón libre y disponible las llamadas de Dios presentes en la actualidad del Instituto.

El icono de las bodas de Caná acompañó el momento de bienvenida y conocimiento mutuo animado por las Consejeras generales Sor Silvia Boullosa y Sor María Helena Moreira. Es aquí donde se hace visible el milagro del vino nuevo, la gracia de la unidad en la diversidad, en la que cada una de los participantes manifestó ser una familia en comunión: la alegría del encuentro, de estar juntos, la vida y misión de las 69 Inspectorías y 5 Visitadurías presentes, los nombres, rostros, países y diferentes idiomas que son signo de la belleza del Instituto FMA en el mundo.

Es el momento de los milagros.

El agua abundante derramada de las tinajas – alegría, fe, sinodalidad, corresponsabilidad, discernimiento, esperanza, asombro, encuentro – se ha convertido en una nueva realidad, es el “milagro de la comunión”, para caminar juntas y con valentía hacia un futuro de esperanza para el Instituto FMA. Por invitación de la Madre General, “Haced lo que él os diga”, se tejieron las redes de la sinodalidad, signo de caminar juntas para generar vida y esperanza para el mundo.

La jornada termina con las palabras de Madre General, sor Yvonne Reungoat, que invita a dar gracias al Señor por la alegría de estar allí y de “poder celebrar el Capítulo en el nombre de María, que nos precede, y es un signo de que ella está presente aquí y todos los días de nuestra vida ”. Anima – con Madre Mazzarello – a recordar el compromiso de “ser imagen viva de María”, imitando sus virtudes, viviendo con un espíritu abierto a la voluntad del Padre que hablará en este momento. Sólo entonces será posible “hacer lo que él nos diga”.

“Es hermoso y reconfortante comenzar el Capítulo general en este clima de presencia de la Virgen. Es Ella quien nos acompañará en nuestro trabajo. Lo que haremos, las opciones que propondremos, las indicaciones que daremos al Instituto, si pasan por Su corazón, serán sin duda las mejores, las que servirán para hacer crecer el carisma, para hacernos apóstoles creyentes y creíbles”.

Leer artículo completo

VER GALERÍA DE FOTOS