Foto
13maig

Vive con un corazón grande, generoso y sin temores

A las puertas de celebrar la fiesta de Madre Mazzarello, Salesianas y educadores de nuestra Inspectoría María Auxiliadora (SPA)  nos hemos encontrado para conocer, refrescar y reflexionar sobre la vida de esta gran mujer, de la mano de Antonio Rodríguez y Carmen Víllora, fma, que nos han ido iluminando de una forma excepcional.

Cuatro han sido los bloques centrales sobre los que hemos estado profundizando: la relación con Dios, el espíritu de familia, el “A ti te las confío” y la pedagogía del estímulo.

Toda la misión educativa de Madre Mazzarello consiste en llevar a las niñas al encuentro con Jesús. Ella, Maín como cariñosamente se la llamaba, tiene esa necesidad de conectar con el Amado, de contemplación, de rezar desde la cotidianidad ¡cuánto tenemos que aprender de ella!.

Hablar del Espíritu de Mornese es hablar de alegría, de vivir la vida desde la sencillez, de destacar la importancia de lo ordinario y vivirlo de forma extraordinaria. Madre Mazzarello es la persona de los días laborables.

En esos años vividos en su primera comunidad, Madre Mazzarello trabaja por sentirse útil, animar para generar vida. Siente que Dios cuenta con ella para manifestar su Amor a las hermanas y a las jóvenes. Asume el desafío de ganarse la confianza de su entorno y descubre que el mundo rural, de mujeres campesinas, puede ir de la mano de una formación cualificada. Mornese se convierte en “casa de educación”. Se atreve con todo, su propuesta es de grandes ideales ¿por qué no?

Hoy, resuena ese “A ti te las confío”, poniendo en el centro a la persona para ver sus potencialidades, implicarnos en la misión compartida, de toda la comunidad, pensar que todo es posible, amar lo que nuestros niños y jóvenes aman, sin faltar dos grandes ingredientes: la alegría arraigada en la seguridad de la presencia de Dios y el cuidado integral de la persona. Esta es la propuesta de santidad y de verdadero espíritu salesiano que Madre Mazzarello nos regala a cada uno de nosotros.

Hoy, ¿qué se nos (te) confía hoy?, ¿qué te confía hoy Dios?, ¿qué disponibilidad tienes…?

La relación educativa de Maín tiene como base el realismo: asumir de dónde partes, la entrega incondicional a las hermanas y niñas y esa mirada profunda a cada persona que infunde valor y confianza, que es capaz de crear vínculos para la auténtica sintonía educativa. Madre Mazzarello, Maín, nos propone una pedagogía del estímulo:

  • ACTIVAR la tarea educativa, potenciando la autonomía de cada persona en la medida de sus posibilidades.
  • COMPRENDER y penetrar en la situación de cada ser humano.
  • DESDRAMATIZAR, dando el justo valor a las cosas y situaciones.
  • RESPONSABILIZARSE en las tareas comunes.

Tenemos todo un reto por delante: SABER HEREDAR ESTE CARISMA. Ser signos del Amor de Dios que necesita de nuestra humanidad para manifestarse. Maín nos invita a acoger, asumir y testimoniar este Carisma y enriquecerlo mediante lo vivido en el día a día. Somos responsables de ser fieles a esta pedagogía del estímulo que Madre Mazzarello nos propone. “Hagámonos santos, no hay tiempo que perder”. Hoy, Madre Mazzarello nos dice a cada uno de nosotros:

VIVE CON UN CORAZÓN GRANDE, GENEROSO y SIN TEMORES. NO TE DESANIMES NUNCA…

¡¡¡FELIZ FIESTA DE MADRE MAZZARELLO A TODOS!!!.

Araceli Avendaño

Orientadora colegio María Reina – Aravaca