Foto
22Sep

CG XXIV – Contar y compartir la vida y la misión del Instituto FMA

Los días 19 y 20 de septiembre de 2021, la Madre y las Consejeras generales presentaron el Informe sobre la vida y la misión del Instituto FMA, del sexenio 2014-2020.

Las Capitulares acogieron con apertura y escucha dócil, el camino del Instituto FMA en la Iglesia, en los seis años, con los pasos dados, los procesos en curso y para potenciar, los desafíos de la contemporaneidad y los pasos de futuro.

El texto del Informe se articula en una introducción general que permite percibir el horizonte del tema capitular “Haced todo lo que Él os diga” (Jn 2,5). Comunidades generativas en el corazón de la contemporaneidad”, palabras que han guiado el camino de las comunidades locales e inspectoriales en la profundización de los varios aspectos del tema.

Prosigue indicando la presencia de las FMA en el mundo, bien desde el punto de vista numérico, o geográfico y de las obras y actividades educativas.  Presenta después los horizontes de animación y de gobierno de la Madre, de la Vicaria y de su Consejo en el horizonte de los caminos pedidos por el CG XXIII.

Se evidencia la vida de las Comunidades/Inspectorías tal como ha sido percibida por las Consejeras Visitadoras, a las cuales hace seguimiento un capítulo referente a la Secretaria y al Archivo general.

El Informe ofrece, finalmente, una mirada al futuro proponiendo algunos trazos del camino para el Instituto FMA a partir del icono de las Bodas de Caná, experimentando la presencia de María en la vida de la Iglesia y del Instituto.

El camino de seis años se ha enriquecido con los Documentos del Magisterio del Papa Francisco, con los carismáticos y eclesiales, con los aniversarios y eventos que han marcado la vida del Instituto FMA.

Video

Las Capitulares, después de un tiempo de estudio, de reflexión personal, se encontraron por Conferencias Interinspectoriales compartiendo y elaborando preguntas a la Madre y a las Consejeras.

“La generatividad que nos une en la diversidad de fuerzas, presencias y procesos a través de los cuales se tejen redes, escucha, servicio fraterno, audacia misionera y pasión apostólica, nos abren al estupor y a la alabanza por todo lo que el Dios de las sorpresas ha obrado en cada una y dentro del Instituto en estos años de gracia”  (Madre Yvonne Reungoat, Circular 1011).

Las Capitulares elevan el Magnificat al Señor con el compromiso de hacer del vino nuevo una realidad que asegure vitalidad carismática y solidaridad fraterna.