Foto
24Oct

CG XXIV – El Papa Francisco se encuentra con las capitulares

Ser “comunidades generativas” y “mujeres de esperanza”es el mensaje del Papa Francisco a las participantes en el Capítulo General XXIV de las Hijas de María Auxiliadora, sobre el tema “Haced todo lo que os diga”(Gv 2,5) Comunidades generativas de vida en el corazón de la contemporaneidad”, en la jornada del 22 de octubre de 2021, en la Casa Generalicia FMA en Roma.

¡Su presencia fue un don de verdad “sorprendente” y extraordinario para todas las Capitulares! Un prolongado aplauso de las Capitulares acogió al Pontífice a su entrada en la Sala Capitular de la Casa Generalicia FMA, y en seguida se creó un clima de acogida y de agradecimiento.

¡La Madre General, Sor Chiara Cazzuola, dirigió al Papa un cordial saludo, agradeciendo su presencia y expresando la alegría de sentirse, con el  Papa, “en casa”! Dijo: “Estamos casi al final de nuestro Capítulo General XXIV en el que hemos reflexionado sobre el tema “Haced todo lo que Él os diga” (Gv 2,5). Comunidades generativas de vida en el corazón de la contemporaneidad. El objetivo del CG XXIV es despertar la frescura originaria de la fecundidad vocacional del Instituto.

Ha sido un proceso muy comprometedor, y estamos seguras de que la presencia de María, Madre, Maestra y Ayuda potente, nos guía, como ha hecho en estos 150 años de la historia del Instituto FMA, y nos interpela a una regeneración en el Espíritu Santo que haga que nuestras Comunidades Educativas sean generativas de vida nueva.

Como FMA sentimos el deseo de una profunda renovación vocacional, de potenciar la alegría y la belleza de la llamada de Dios. El encuentro con Él, hoy, Santo Padre, es para nosotras, para nuestro Capítulo, una invitación a tener más fuerza vital, más empuje, más valentía evangélica en el vivir el mandato que la Iglesia nos confía.

Saludo de Madre Chiara Cazzuola

El Papa Francisco, con su estilo sencillo y familiar, dirigió su palabra a las Capitulares:

“En estas jornadas de trabajo habéis seguido el tema “Comunidades generativas de vida en el corazón de la contemporaneidad”, iluminándolo con las palabras de María en las bodas de Caná “Haced todo lo que Él os diga” (Gv 2,5). Este es el gesto más hermoso de la Virgen: la Virgen nunca toma para sí, siempre señala a Jesús. Pensad en esto: imitad a la Virgen y haced lo mismo».

Alentó el servicio realizado por las FMA en todo el mundo, especialmente en el actual  contexto social multicultural y multireligioso, marcado por tensiones y desafíos a veces incluso dramáticos, un tiempo “frágil e incierto”, herido por numerosas “formas de pobreza que la crisis actual ha producido y multiplicado”.

El Papa recomendó sumergirnos en este escenario complejo “enraizadas en Cristo” y, sobre todo, sin ceder nunca a las tentaciones de la “mundanidad espiritual, en sus diversas formas”.

Esto requiere la fidelidad creativa al carisma – continuó el Papa – y es por esto que hace falta volver al carisma y renovarlo. El carisma “es una realidad viva, no una reliquia embalsamada”. «Es vida que crea y avanza, no una pieza de museo. Así que la gran responsabilidad es colaborar con la creatividad del Espíritu Santo, para revisar el carisma y asegurar que exprese su vitalidad en el día de hoy.  Como el buen vino que con la fuerza del Espíritu ayuda a encontrar nuevas expresiones del mismo don que es el carisma. Un carisma que es igual para todas, pero diferente para todas».

El Papa Francisco subrayó también la exigencia de hacer crecer comunidades tejidas de relaciones intergeneracionales, interculturales, relaciones fraternas y cordiales. 

“Vosotras podéis recurrir para esto a vuestro espíritu de familia, que ha caracterizado a la primera comunidad, en Mornese, y que os ayuda a aprovechar en la diversidad una oportunidad para ejercer la aceptación y la escucha, valorizando las diferencias como riqueza

Pidió continuar trabajando con otras Congregaciones, buscando vivir relaciones de reciprocidad y corresponsabilidad, testimoniando un modo concreto de vivir la sinodalidad, con apertura a las “novedades y sorpresas” del Espíritu Santo.

Ser comunidades generativas, “mujeres de esperanza”  es el sincero llamamiento del Papa Francisco a las Capitulares: “Vosotras lo hacéis a partir de la identidad salesiana, con el estilo salesiano: especialmente la escucha, la presencia activa, el amor a los jóvenes”.

La extraordinaria experiencia de la mañana fue vivida por todas en un clima de fraternidad universal. Fue una gran alegría y riqueza que renueva, en cada una, el impulso a ser comunidades misioneras, en salida, dispuestas a anunciar el Evangelio a las periferias, con la pasión de las primeras Hijas de María Auxiliadora.

Texto completo del discurso del Papa Francisco