Foto
11Sep

Constitución de la nueva Conferencia interinspectorial CIME

El día 8 de septiembre de 2020, en la Fiesta de la Natividad de María, se erigió oficialmente la Conferencia Interinspectorial Medio Oriente Europa (CIME). Un momento significativo para las 20 Inspectorías (ILO, ILS, IMR, IPI, IRO, ISI, ITV, AUG, BEG CEL, FRB, GBR, IRL, PLA, PLJ, POR, SLC, SLK, SPA, MOR) y dos Visitadurías (RMC e EEG) que configuran la presencia de las Hijas de María Auxiliadora en Europa y Medio Oriente. Constituidas hasta ahora en tres Conferencias Interinspectoriales CII, CIEP y CIEM, después de muchos años de búsqueda en común, de reflexión, de oración, de discernimiento a la luz del Espíritu, dan vida a la nueva configuración de la presencia en Medio Oriente y Europa: CIME. Un nombre que hace soñar, una llamada a una profecía: escalar las “alturas de las montañas para lograr la comunión y la unidad entre los pueblos, para curar las heridas de la Pandemia de Covid-19, para responder a las pobrezas juveniles y a los retos de la Contemporaneidad.

La celebración se desarrolló online con la presencia de la Madre General de las Hijas de María Auxiliadora, sor Yvonne Reungoat, de la Vicaria General sor Chiara Cazzuola, Referente CII, de las Consejeras generales referentes de Conferencia, sor María Luisa Miranda (CIEP) y sor Paola Battagliola (CIEM), de las Inspectoras y de las Superioras de Visitaduría.

Después de la presentación del camino emprendido y realizado juntas desde el 2004 y la escucha de la Palabra de Dios, se realizó un gesto: el paso de unas cuerdas de colores que representaban a cada Conferencia interinspectorial, que la Madre  entrelazó y confió a María Auxiliadora.

Después se solicitó formalmente la erección de la nueva Conferencia, a lo que la Madre General respondió con la lectura del Decreto de Erección.

Madre Yvonne, en su mensaje dijo: «El evento que estamos viviendo constituye un Kairós, una etapa histórica en la vida del Instituto en Medio Oriente y Europa. La nueva Conferencia tiene una identidad sencilla, ágil, en construcción; es un lugar para ampliar la mirada, un signo profético en un mundo dividido; es testimonio de comunión, de fraternidad y de apoyo recíproco, de pertenencia al Instituto y una ayuda para estar preparadas y preventivas frente a los retos y a los caminos que se abren”.

El fin de la Conferencia es hacer concreto el camino de unión de todas, potenciar la dimensión vocacional, crear una red de interacción entre FMA, laicos y jóvenes, formarse en una mentalidad de comunión con estilo sinodal.

Después de la celebración, concluida con el canto del Magnificat, siguió el momento de la elección de los miembros del Consejo de la Presidencia y de la Presidente de la Conferencia.

A María se confió el camino de la CIME, para que esta conferencia sea un signo de su ternura para las FMA, las Comunidades Educativas, los jóvenes,  los laicos, las familias que la constituyen.

Texto e imágenes tomadas de: https://www.cgfmanet.org/