Foto
04Jun

#CuidandoLaCasaComún – ODS nº5

IGUALDAD DE GÉNERO

¿Cuál es el objetivo en este caso? Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas.

¿Por qué es importante la educación? Las mujeres y las niñas representan la mitad de la población mundial y también, por tanto, la mitad de su potencial. Sin embargo, la desigualdad de género persiste hoy en todo el mundo y provoca el estancamiento del progreso social. En 2014, 143 países tenían garantizada en sus constituciones la igualdad entre hombres y mujeres, pero otros 52 países aún no habían contraído este importante compromiso.

¿Qué sucede si la igualdad de género no está garantizada?
Las desigualdades a las que se enfrentan las niñas puedan empezar en el momento de su nacimiento y perseguirles durante toda su vida. En algunos países, las niñas se ven privadas de acceso a asistencia sanitaria o a una nutrición adecuada, lo que conlleva una mayor tasa de mortalidad. A medida que las niñas entran en la adolescencia, las disparidades entre los géneros se incrementan.
Las desventajas en materia de educación se traducen en falta de capacitación y, por tanto, de oportunidades para acceder al mercado de trabajo. El empoderamiento de las mujeres y las niñas es fundamental para impulsar el crecimiento económico y promover el desarrollo social.
Independientemente del lugar donde vivamos, la igualdad de género es un derecho humano fundamental. Promover la igualdad de género es esencial en todos los ámbitos de una sociedad sana: desde la reducción de la pobreza hasta la promoción de la salud, la educación, la protección y el bienestar de las niñas y los niños.

¿Qué podemos hacer para ayudar?

• Muestra a tus hijos y aplica en casa procesos de adopción de decisiones igualitarios. La igualdad de género empieza en casa.
• Si eres mujer, sé consciente de tus derechos y defiéndelos.
• Integra la igualdad de género en la formación y la educación. Se debería apoyar a los jóvenes a elegir un trabajo que les permita avanzar en su futuro, independientemente de su género.
• Integra la flexibilidad y la conciliación entre vida laboral y familiar en la cultura de la empresa.
• Comunica a los medios de difusión (empresas de publicidad, productoras de cine, etc.) el impacto tan dañino que tiene presentar a las mujeres como inferiores, menos inteligentes e incompetentes en comparación con sus homólogos masculinos.

¿Quieres más ideas? Pincha aquí