Foto
01Mar

Emergencia en Myanmar

“El Señor es fiel y Él nos fortalecerá y nos protegerá” (2 Tes. 3,3). Es la Palabra que acompaña a los miembros de las Comunidades Educativas de las FMA de Myanmar, de la Inspectoría María Ayuda Nuestra – CMY  (Camboya y Myanmar), llamadas a afrontar grandes desafíos: la emergencia sanitaria del coronavirus que ha provocado, hasta hoy, cerca de 140.000 casos y más de 3.000 defunciones y el Golpe de Estado ocurrido el 1 de febrero de 2021.

La gente, los jóvenes y los ancianos son solidarios al pedir paz y libertad,  pero el coronavirus continúa difundiéndose. Es una situación triste la que está viviendo el pueblo.

“Como ciudadanos de Myanmar nos sentimo interpelados por este acontecimiento inesperado y somos solidarios y cercanos a nuestro pueblo que sufre. En todo el 2020 el pueblo de Myanmar luchó duramente con la pandemia de la Covid-19 y nos preocupa la actual situación por el país y por la misión educativa salesiana entre los jóvenes pobres, los niños y las familias.”

Todas las comunidades FMA de Myanmar confían en Dios, fuente de esperanza, de justicia y paz.

No  nos sentimos solas sino unidas a todas las FMA del mundo. Experimentamos la Providencia de Dios junto a nuestros amigos y bienhechores de otros países, nuestros vecinos, las familias de nuestros niños y jóvenes, que manifiestan su generosidad sosteniendo a los más pobres y vulnerables. Nos ayuda la oración del Papa y de todas nuestras hermanas en todo el mundo. Nos comprometemos a acompañar a los jóvenes que creen en la paz y en la unidad de la nación y los apoyamos educando al diálogo, a la reconciliación y al amor, para que se construya una sociedad justa, pacífica y humana donde todos puedan gozar de los fundamentales derechos humanos y civiles. Como Comunidades Educativas estamos llamadas a ser signos de esperanza y testigos valientes pidiendo paz y libertad.”

Movidas por la esperanza las FMA de Myanmar están al lado de los más pobres, necesitados de los bienes de primera necesidad, confiando en Providencia de Dios y en la generosa ayuda de los bienhechores. Piden la ayuda a la Virgen para que se promueva la justicia social y la convivencia armoniosa, democrática y pacífica de la nación.

La Cuaresma es un tiempo para cuidar de los que se encuentran en condiciones de sufrimiento. Es posible enviar contribuciones y donativos en las modalidades señaladas en el Sito web dell’Istituto FMA, indicando en el concepto del donativo esta emergencia de Myanmar.