Foto
08Mar

Encuentro formativo para las FMA

Los días 5 y 6 de marzo, hemos gozado en un encuentro de formación las Salesianas de la Inspectoría María Auxiliadora, en Sarriá de manera presencial. Nos encontramos 32 hermanas de diferentes procedencias de la inspectoría.

El tema que nos ha “congregado” ha sido: “Acompañar, discernir, integrar las fragilidades y recursos. La experiencia de Madre Mazzarello y de la comunidad de Mornese”.

Lo ha animado. Sor Eliane A. Petri, fma.  A ella, un sincero y gran GRACIAS por su estilo de comunicación: profundo, sereno y dinámico.

En el marco del 150 Aniversario una vez más, hemos deseado potenciar el espíritu de familia y la alegría del encuentro. La finalidad era: Reflexionar juntas sobre Madre Mazzarello,  asumiendo responsabilidades,  desarrollando sus capacidades personales en la auténtica libertad y el verdadero amor y en su estilo de acompañar las fragilidades y recursos en la comunidad y en la misión.

Durante el día 5 de marzo, sábado,  Sor Eliane tuvo dos momentos de exposición sobre el tema.

  1. Una reflexión teo-antropológica acerca de los recursos y fragilidades como elementos constitutivos de l existencia humana. Por ello enfocó la espiritualidad como elemento que abarca a la persona “en toda la profundidad de su condición encarnada: inteligencia, voluntad, corazón, cuerpo, sentidos, emociones y sentimientos, con todo lo que ello implica.
  2. La experiencia de Madre Mazzarello y la comunidad de Mornese en esta clave. Cuidar de la persona y acompañarla es ayudarle a encontrar su lugar en la comunidad y en la misión.

Gozamos de espacios para la reflexión personal, después de cada exposición y el compartir en pequeño grupo lo que más nos había  “tocado el corazón” respecto a lo mucho que aprendemos de la vida y lo que nos bloquea en nuestro camino. La valoración de estos espacios ha sido muy positiva por la profundidad y la espontaneidad compartida.

Durante el día 6, domingo, iniciamos la jornada con la celebración de la Eucaristía que nos ayudó a revisar a la luz de la Palabra de Dios cuáles son las “tentaciones” que nos acechan como personas creyentes y servidoras de Jesús. A ello nos animó Manuel Bellmunt, sdb.

Seguidamente entramos en el tercer bloque del encuentro: ¿Cómo formarse para acoger e integrar la fragilidad? Durante esta mañana nos presentó los recursos que nos ofrece la espiritualidad y la tradición salesiana destacando: el papel del sacramento de la reconciliación, la oración, el coloquio personal, las buenas noches, las reuniones comunitarias, los momentos de expansión de la comunidad. El perdón de Dios devuelve la confianza y sitúa a la persona en la gran corriente de la vida. El perdón recíproco es también un poderoso recurso para sanar las heridas, integrar fragilidades y restaurar la confianza.

María Mazzarello supo siempre servirse de la “Pedagogía del coraje” consigo misma y sus intervenciones en la comunidad y en la misión educativa. Mornese, diríamos con palabras de hoy, fue una comunidad en camino desde la resiliencia. Para María Mazzarello y las que convivieron con ella, el límite,  la fragilidad intentaron vivirlo como trampolín de la esperanza, de la verdadera resiliencia y como una oportunidad de crecimiento y proyección hacia nuevas metas.

Todo lo compartido lo valoramos como muy enriquecedor. El enfoque que le dio S. Eliane nos impactó por ser, diríamos, “novedoso”. Lo hizo sabiéndolo entroncar a la luz de algunas de las cartas de María Mazzarello a las hermanas, de los encuentros y diálogos que nos  proyectó de la película: “La casa de la felicidad”. Con todo ello logró que el encuentro fuera muy fluido y provocador  para seguir valorando y amando a María Mazzarello y  nuestro orígenes carismáticos mornesinos, sabiendo conjugar fragilidades y una renovada esperanza.

En las dinámicas que nos propuso para los grupos estaba el contestar a Madre Mazzarello a una de sus cartas. la núm. 25 dirigida a S. Angela Vallese directora de la casa de Montevideo Villa Colón,  y  conocer los testimonios de varias salesianas que vivieron con María Mazzarello: Maria Rossi, Enrichetta Sorbone… Y por último escribirle de nuevo a ella al final del encuentro y poderlo compartir en la asamblea.

¡Gracias S. Eliane y a todas las participantes! Hemos tenido un hermoso espacio para conocernos desde otras dimensiones y gozar del reencuentro.