Foto
29Oct

Espíritu Misionero (I): De Paraguay a Venezuela

En el contexto del segundo año de preparación al 150º aniversario de la fundación del Instituto, y con el fin de “dar a conocer la experiencia misionera del Instituto y la misión que desarrollamos en los distintos países donde estamos presentes en la actualidad”, tal como nos hemos marcado como objetivo la Inspectoría, lanzamos esta nueva sección de la web titulada «Espíritu misionero». Esta sección se incluirá tambien en el envío mensual de «Ecos de familia» donde se estrena.

Durante todo el curso, el día 13 de cada mes tendremos la oportunidad de conocer a alguna salesiana misionera llevando a cabo su misión educativa por los más variados puntos de la geografía mundial. Escuchando la consigna «A ti te las confío» han dejado su tierra para hacer llegar el Evangelio allí donde Dios les ha preparado su misión.

Hoy conocemos a S. Laura Domínguez, salesiana paraguaya de misiones en Venezuela.

 

TÚ Y YO SOMOS MISIÓN (S. Laura, misionera en Venezuela)

¿Cuál es tu nombre y apellido?

Mi nombre es Laura Elizabeth Domínguez, soy de  Paraguay, de la ciudad de Concepción, la Perla del Norte.

¿Cuál es tu ciudad y país de origen?

Soy de  Paraguay, de la ciudad de Concepción, la Perla del Norte.

¿En qué país te encuentras como misionera? ¿Cuánto tiempo llevas allí?

Hace dos años y medio estoy de misionera en Venezuela – Caracas.

¿Qué hizo nacer en ti la vocación misionera?

Lo que despertó en mi la vocación misionera es el ver tanta necesidad en el mundo, el de tomar conciencia que tenemos una sola vida y   ante estas realidades la urgencia de arriesgar la vida por algo que valga la pena, y lo encontré en Dios.

¿Qué misión concreta llevas adelante en este momento?

Actualmente soy parte de la Comunidad de Nuestra Señora de la Paz, en el Estado Trujillo, municipio Valera (Venezuela), es un Centro de Orientación Vocacional donde funciona la Casa de los Jóvenes “Talita Kum”, de acogida y convivencias, para responder a la necesidad de sentido y orientación vocacional de la población juvenil, especialmente la más pobre. Cuentan para esto, con itinerarios de acompañamiento en la elaboración, implementación y retroalimentación del Proyecto de vida de los jóvenes, que se orienta en las dimensiones biopsicoafectiva, trascendente, social y política; y reciben las herramientas para su desarrollo hasta el desemboque de su opción vocacional que les lleve a responsabilizarse y comprometerse con la sociedad.

¿Qué has aprendido de las personas y la cultura del lugar donde te encuentras?

En este tiempo de misión, aquí en Venezuela he aprendido mucho, especialmente siento que Dios me ha enviado a crecer humana y espiritualmente entre mis hermanas salesianas, entre niños, los jóvenes y las familias. La situación de crisis en todos los sentidos, me ha ayudado a vivenciar de manera más concreta el gran amor de Dios, un Dios humano que sufre con el que sufre, que cura, que levanta, que da fortaleza ante tantas adversidades, y sobre todo que inspira ESPERANZA… Su poder está por encima de todo.

Después de estos años de misión… ¿Que te gustaría decirles a los jóvenes?

Queridos jóvenes: Dios cuenta con nosotros para hacer un mundo más humano, hay tantas personas que esperan de tu mirada que confía, que inspira cercanía, optimismo, tantos jóvenes con su futuro tan oscuro, sin ilusiones pero que esperan de tu sonrisa amable, de un abrazo que dice: “levántate…no tengas miedo, estoy contigo». Muchos jóvenes que no encuentran sentido a sus vidas necesitan del amor de Dios, tú eres el brazo largo de Dios en este aquí y ahora de la historia. ÁNIMO, TÚ Y YO SOMOS MISIÓN