Foto
27Jun

50 años de la Facultad Auxilium

Hoy, 27 de junio, se cumple el 50 aniversario de la erección canónica de nuestra Facultad de Ciencias de la Educación Auxilium en Roma: un legado que acoger y desarrollar, para continuar cultivando el talento de la educación.

“Lo inédito de ayer y de hoy” es el hilo rojo que atraviesa este momento de celebración, que tendrá lugar a las 18.00 en el Aula Magna “Juan Pablo II” de la Facultad. Al evento asistirán el Rector Mayor, P. Ángel Fernández Artime, y Madre General, S. Yvonne Reungoat, junto a una representación de la comunidad académica. Para todos aquellos que quieran compartir este momento y no pueden estar presentes se transmitirá en directo en YouTube.

Para la comunidad académica, esta es una fecha significativa: el 27 de junio de 1970 nació la Pontificia Facultad de Ciencias de la Educación “Auxilium”, confiada a las Hijas de María Auxiliadora. Esta es su historia:
Comenzó en Turín, el Instituto Superior Internacional de Pedagogía y Ciencias Religiosas (comúnmente llamado Pedagógico) en 1954, en 1966 fue “incorporado” al Instituto Superior de Pedagogía de la Pontificia Universidad Salesiana. Por primera vez, la Santa Sede reconoció oficialmente a las religiosas como profesoras universitarias en una institución que dependía directamente de ella. Cuatro años más tarde, en 1970, en un clima de apertura que también afectó a las mujeres, se solicitó la autonomía y el decreto llegó el 27 de junio de 1970.

La internacionalidad de docentes y alumnos, la flexibilidad en la renovación de las diferentes titulaciones adaptándose a las necesidades educativas, han caracterizado el desarrollo de la Facultad en estos años. La atención a las personas concretas que la frecuentan es la base de una formación académica inspirada en el humanismo pedagógico salesiano, de forma que sus perfiles profesionales puedan llevar la huella de una experiencia en la que ser, saber y saber hacer interacciones para promover la cultura de la vida, con especial atención a las mujeres y a su contribución responsable y proactiva en la construcción de la sociedad y en la Iglesia.