Foto
18Xan

Jornadas de Espiritualidad Salesiana… ¡toda una experiencia!

Voy a intentar compartir las vivencias de estos días en torno a las Jornadas de Espiritualidad. En primer lugar, decir que, cuando me llamaron por teléfono para comunicármelo…, ¡fue toda una sorpresa!  

Poco a poco, se iba acercando el día. Comprar el billete, grupo de whatsapp con un montón de recomendaciones, pero no sólo, también la preparación de la velada… las sugerencias de canciones, músicas… eso en un momento de confinamiento, la verdad, ¡me vino estupendo! Después, el tema: el Aguinaldo del Rector Mayor… Tuve tiempo para empezar a leer … Se acercaba el día, los nervios por todos los requisitos que hay que superar… Por eso yo decía: ¡hasta que no me vea allí, no me lo creo! Y, todo encomendado a María Auxiliadora, va saliendo bien. Se superan todas las dificultades, y, por fin, aterrizamos. Todo más sencillo de lo que esperaba.  Me impresiona ver rezar a algún musulmán en alguna esquina del aeropuerto: con rosarios propios, con esterilla…

Varias horas en la misma zona, ¡casi me lo aprendo de memoria! Pero tanta espera, bien merecía la pena con la suerte de poder unirse y sentirse arropada por un grupo…  La verdad, es que no los conozco de nada… así que, desde el inicio, intento ser simpática, saludar y ser cercana. ¡Ellos, lo mismo!  La llegada, no puede ser más emocionante. Rocío nos invita a cerrar los ojos y a entrar en la plaza de frente de la Basílica y ¡a la de tres!, abrirlos. ¡Qué emocionante! ¡Volver a entrar allí de nuevo y ver cómo, en el otro coche, están tan impresionados como nosotros de lo que acabamos de ver!

Comienza la acogida… Impresionante, el director de la casa, el hermano y personal de portería no pueden ser más acogedores. De nuevo documentación, pase COVID… Ya me acompañan hasta la puerta de la casa de las hermanas.  Vuelvo a Valdoco con los demás y el director de la casa, Alejandro Guevara, a esas horas de la noche no solo nos abre la Basílica de María Auxiliadora durante dos horas (de 10: 00 h a 12: 00h) si no que nos ayuda a conocerla y a rezar dentro de ésta.

Al día siguiente, día 12, miércoles, nos levantamos pronto y rápidamente, pasando por la Basílica de María Auxiliadora, nos vamos a visitar I Becchi. También allí el director de la casa nos acoge magníficamente con un café en el comedor de la comunidad… Además, Sor Luigina nos explica el Templo, las imágenes y la casa de Don Bosco con mucho cariño y detalle… ¡Cómo Dios se fija en los más pequeños y humildes para hacer obras grandes! ¡Qué pobreza y dureza hubo en la infancia de Juanito Bosco!

Volvemos a Turín.  Y, después de cenar en una terraza, de dar un poco la nota, volvemos a casa. Allí, de nuevo, nos espera Alejandro, para explicarnos la Basílica de abajo a arriba… y tan arriba: hasta la cúpula más alta hemos subido…   Vamos a descansar con el corazón diciendo: ¡estos dos días ya han merecido muchísimo la pena!

Jueves, 13: ¡Van a comenzar las Jornadas! Empiezan a llegar personas, la mayoría desconocidas… Y rápido, al teatro. A la una comienzan las conexiones… Y ¡podemos saludar al Rector Mayor! ¡Qué alegría! El grupo de España se completa: dos Cooperadores más, un salesiano (Eusebio Martínez)… Todos son bienvenidos…

Vemos el vídeo del Aguinaldo y D. Ángel nos invita insistentemente, a profundizarlo, a leerlo… a gustarlo. Ágilmente nos vamos a la Basílica, donde, tenemos la suerte de poder estar en las primeras filas disfrutando de la Eucaristía, con ¡25 sacerdotes! Alguna de nosotras lee en español la Palabra de Dios, y nos emociona. A continuación, intentamos la primera conexión con España.

Viernes, 14: Llega el día segundo de las jornadas. Después de rezar laudes y desayunar, tenemos la oportunidad de visitar el nuevo museo de la casa don Bosco. ¡Cuánta santidad dentro de esas paredes! Impresiona conocer más los orígenes de la obra salesiana…

A España nos correspondió participar en la Eucaristía de un modo más directo: con cantos, lecturas, etc…emocionados de nuevo, sobre todo, al cantarle juntos en castellano Rendidos a tus plantas… Hoy es el día de la profundización del Aguinaldo. La modalidad elegida es una mesa redonda. Varias personas nos hablan desde distintos puntos de vista sobre la figura y la espiritualidad tan rica y tan grande de San Francisco de Sales, en quien Don Bosco se inspiró para poder, a través de la amabilidad, ganarse a sus muchachos… Sin duda, quien más nos llegó fue el testimonio de una de las Hermanas de la Visitación, quien nos habló del Santo con una viveza y transparencia, que se notaba no sólo que lo conocía, sino que también lo vivía.  Destacar que nos habló sobre la experiencia de la amistad que en San Francisco de Sales tiene una importancia fundamental. Llegó a definir el misterio de la Trinidad como la amistad entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo…

De nuevo, un momento de conexión con España, en el que nos preguntaron cómo era el ambiente de Turín, y yo, animada por los otros, salí a explicárselo.  El final del día fue espléndido porque tuvimos un momento de adoración eucarística precioso … Los cantos, el santísimo… se creó un ambiente de oración impresionante a los pies de María Auxiliadora.

Sábado, 15: El sábado fue un día intenso, y lleno de sorpresas, de la mañana a la noche. Comenzamos con la inauguración de la muestra de San Francisco de Sales. Allí no faltaron autoridades, desde las civiles a las religiosas…   Pero la sorpresa del día vino cuando Rocío del Nido, sscc, la coordinadora de nuestro grupo de España, me dijo que hoy tenía que comer con el Rector Mayor.  ¡Vaya ejemplo de vida! Cercano con nosotros, con los que estaban alrededor… Por la tarde, tuvimos la suerte y el privilegio de poder seguir teniendo un buen guía español, Luis Rosón, sdb, que con una pasión y fuerza nos explicó de nuevo aspectos de la basílica, pero, sobre todo, la iglesia de San Francisco de Sales, la tipografía de Don Bosco.

Al llegar no hicimos ya la conexión con España, si no que Alejandro Guevara nos ayudó a hacer síntesis y evaluación de todo lo vivido en las Jornadas. Después de cenar, rápido a prepararnos para la velada… la animamos con mucha ilusión. Juan Carlos Pérez Godoy, sdb, nos acompañó y Esteban Tapia, sdb. Nos impresionó la actuación de las Hermanas Japonesas de la Caridad de Jesús… Pero aquí no acabó todo, nos invitaron a ir al patio para tomar un vino caliente. Fue un momento alegre, pero también triste, porque era el momento de nuestra despedida …

Ya estoy en Marbella, dispuesta a volver de nuevo a las Jornadas, y a lo que haga falta para volver a nuestra tierra santa salesiana…

De las jornadas, no sé si es el tema formativo de lo que más me llevo, pero, sobre todo, del ambiente que allí se respiraba. A mí, personalmente, me ha impresionado ver tantos novicios juntos, tantas postulantes…(10)…¡y con tanta alegría!

Me siento feliz de ser salesiana y descubrir con más fuerza aún que formo parte de una familia grande, de la que me siento orgullosa, la Familia salesiana.

Isabel Bautista, fma

Delegada de AA.AA – Marbella