Foto
19Feb

Gratitud mundial 2020: Hacer memoria es decir GRACIAS

Todos nos sentimos involucrados, FMA y seglares, jóvenes y adultos, en dar gracias al Señor, al cumplirse estos doce años al servicio de la animación y gobierno de sor Yvonne Reungoat, Madre General de las FMA, «vínculo de comunión y centro de unidad del Instituto» (C art. 116). Son muchas las razones de gratitud que queremos expresar: por su fidelidad, por entregarse sin cesar con amor y sabiduría, por la pasión carismática que comunica con tanto entusiasmo, por el coraje con el que ha afrontado los numerosos viajes y los inevitables inconvenientes para llegar a las comunidades educativas, en todas partes del mundo, sin ponerse límites nunca, de hecho con un rostro siempre alegre. Siempre misionera de alegría y esperanza.

«Tu vida es un árbol que lleva fruto», este es el tema propuesto por la Inspectoría romana (IRO) para la próxima fiesta de la Gratitud mundial del próximo mes de abril. Así quieren  hacer memoria de las historias, de los gestos y de los signos de vida del carisma salesiano vividos y compartidos en la corresponsabilidad con los laicos y los jóvenes de la Familia Salesiana.
El logo representa un árbol, exuberante y extendiéndose hacia la ciudad – simbólicamente representada por el puente sobre el río Tíber y por la Cúpula de San Pedro – que saca vida del río y se la da a los jóvenes, en una sinodalidad que se abre a las novedades indicadas por el Espíritu. El icono bíblico que acompaña este tiempo de espera está tomado del Salmo 1:  “Bienaventurado el hombre que halla su gozo en la ley del Señor”. La escucha atenta de la voz del Espíritu Santo y del corazón de los jóvenes de toda la tierra, la fidelidad creativa al carisma de don Bosco y madre Mazzarello, mueven a todas las Comunidades Educativas a decir “Gracias”.

Sabemos bien que la Fiesta de la Gratitud no es una ocasión formal, ni solo una expresión de amabilidad, sino que toca la identidad del Instituto que, en el proyecto carismático de Don Bosco,
se generó como un «monumento vivo de gratitud a María Auxiliadora. «, un gracias prolongado en el tiempo y en el espacio con los jóvenes y las jóvenes de los distintos Continentes. La Fiesta del Gracias hace visible el espíritu de familia, la internacionalidad y la interculturalidad del Instituto FMA, una gran Familia en el corazón de la contemporaneidad.

¡Disponemos nuestro corazón para abrirlo a la gratitud!