Foto
23May

Hace 150 años… Traslado al colegio

La fecha del 23 de mayo de 1872 señala la llegada de las primeras futuras Hijas de María Auxiliadora al Colegio de Mornese, Casa de la fundación del Instituto. A los 150 años de este evento, Sor Piera Cavaglià, Secretaria General emérita, ofrece las particularidades históricas y carismáticas de este momento:

Desde el 8 de mayo de 1872, día en que el Ayuntamiento de Mornese estableció la oportunidad de esta sede para el primer grupo que se estaba preparando a ser religiosas salesianas, los preparativos estaban en marcha en la Casa de la Inmaculada. Las habitaciones tuvieron que ser despejadas para dejar la casa al párroco.

Algunos días antes, Maria Mazzarello y Petronila fueron al Colegio a preparar las habitaciones para la Comunidad y la tarde del 23 de mayo esperaron que la gente se retirase a sus propias casas, para no exponer sus pobres enseres domésticos al público – nota la Cronohistoria (vol. I, 238) – , cada una se encargó de   lo que podían sostener sus hombros, y se fueron a las nuevas estancias. Y así varias veces, en el silencio más prefecto, hasta que la casa que se le iba a dar al párroco quedó completamente vacía. Al día siguiente volverían a limpiarla, antes de entregar las llaves a don Pestarino, dueño del edificio.

Es interesante notar que los gusanos de seda que constituían un recurso económico para la comunidad también hicieron este movimiento. Ese año habían puesto más de los habituales y estaban preocupadas por el cambio de ambienteen ellos, pero convencidas de que la obediencia también haría milagros en ellos. Y así sucedió, incluso los gusanos se encontraron bien en la nueva casa, aún más espaciosa. De la recaudación de la venta comprarían la ropa para la primera Profesión.

Don Bosco, cuando había procurado a la pequeña Comunidad el alojamiento en la Casa Inmaculada, había puesto la condición de la auto-sostenibilidad. Se debía asegurar “que las Hijas pudiesen proveer para ellas, con su propio trabajo, a todos los gastos inherentes a la vida, a fin de que no se encontrasen en la desafortunada necesidad de recurrir a la ayuda de don Pestarino o, peor aún, de volver atrás, con el dolor de todos y sin una buena impresión del pueblo” (Cronohistoria I, 187).

El primer 24 de mayo en el Colegio fue un día de fiesta indescriptible para la comunidad recogida en la capilla que había sido bendecida por don Bosco en el 1867. María Auxiliadora “la Madre siempre tan tierna, había querido a sus hijas en la casa preparada para ellas por su amor previsor» (Cronohistoria I, 239).

Después de la Celebración Eucarística y la meditación sobre María, que don Pestarino ofrecía cada día del mes de mayo, basándose en el libro del Muzzarelli, Maria Domenica y la comunidad con alegre solicitud educativa “a toda prisa” prepararon el taller para que estuviera listo para recibir con fiesta a las niñas,  confundidas por la novedad pero felices de poder disfrutar de las salas más grandes y bonitas del Colegio.

Antes de la tarde la comunidad tuvo otra prueba evidente de la ayuda de María Auxiliadora: Rosina Mazzarello, la sobrina de Petronila, y Maria Poggio, que antes estaban inseguras sobre su vocación religiosa, se presentaron a Maria Mazzarello decididas finalmente a formar parte de la Familia religiosa de don Bosco. Petronila, la amiga íntima de Maria Domenica, años más tarde recordó que tan pronto como llegaron al Colegio y se establecieron discretamente, comenzaron en seguida a observar con exactitud la Regla que les dio Don Bosco también para los momentos de oración comunitaria.

Y así a pequeños pasos, pero con gran deseo y compromiso,  se preparaban para la Fundación del Instituto FMA que tendría su fecha oficial el 5 de agosto de 1872 con las primeras 11 religiosas y cuatro novicias. Una Familia religiosa “toda de María” iniciaba su camino en la Iglesia para ser don de amor y de educación a las muchachas de Mornese y después a las de muchas otras naciones del mundo.