Foto
29Jul

Jumanji en Laura Vicuña de Torrent

Como bien sabemos las salesianas “no cerramos por vacaciones”, ni dejamos pasar cualquier oportunidad para seguir al lado de los niños, adolescentes y jóvenes. Este verano he tenido la suerte de poder participar en el campamento urbano del centro “Laura Vicuña” en Torrent, de la fundación Mª Auxiliadora.
60 chavales con edades comprendidas entre los 10 y 18 años y 15 educadores. Jumanji era el hilo conductor que acompañaba: talleres, excursiones, juegos, todo con mucha alegría y con las medidas de seguridad Covid muy presentes.
Para mí ha sido una bonita experiencia, conocer otra casa de la inspectoría que no conocía, compartir con la comunidad, una comunidad presente en la vida del centro al completo, inserta en un barrio sencillo. Un equipo de educadores vocacionado, con mucha energía, con ilusión y abiertos a la realidad de la sociedad más cercana y preocupados por el crecimiento de cada uno de los adolescentes que pasan por el centro.
Descubrir, una vez más, que allá donde vamos está nuestra casa. Yo estoy destinada en Tenerife, el curso pasado y este he tenido la suerte de poder participar en diferentes experiencias pastorales en verano, el curso pasado campamento de Amics en Ripoll, y de volutariado en Cadiz, este año, en una plataforma social en Torrent, Valencia. Y en cada lugar, llegar a casa, y compartir con hermanas, y vibrar con la alegría de los niños y jóvenes y sentir que el carisma se renueva y aviva en cada lugar, en cada persona que quiere compartir el sueño de D.Bosco y M.Mazzarello.
Todos recordaremos este curso como el del Covid que tanto hizo que cambiáramos nuestra forma de vida y el que deshizo tantos planes, pero tal vez también podamos recordarlo, al menos yo, como el que viví con más hondura las experiencias y descubrí, una vez más, que unida a D. Bosco sigo diciendo, “hasta mi último aliento por estos mis jóvenes”, especialmente, los que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad. Gracias por esta bonita experiencia, seguimos dando vida, allá donde estemos con mirada de proyecto, aunque tengamos que modificarlo una y otra vez, si el objetivo está claro siempre hay “mil rendijas de posibilidad”.

Nuria Casal, fma

´´