Foto
21Sep

La comunidad de Casablanca ama y cuida la vida

El lema de este curso me ha recordado a uno de los libros de Susanna Tamaro del 1994: “Donde el corazón te lleve”. Posiblemente muchas de nosotras hemos gozado de su lectura. Hoy, este curso en especial, nos invita a AMAR Y CUIDAR LA VIDA poniendo el corazón en todo lo que somos, hacemos y vivimos.

Todas y todos iniciamos un nuevo curso de una manera que nunca hubiéramos pensado. Pues sí, en esta realidad tan inesperada y sorprendente nos sentimos llamadas y llamados a cuidarnos y cuidar la realidad  que nos rodea de cerca y de lejos.

Con la certeza de que, como siempre, “María se pasea por nuestra casa” y nos  sigue confiando una hermosa misión con las hermanas de comunidad, con las cuidadoras y todo el personal de la casa, seguimos abiertas a las palabras de María: “Haced lo que Él os diga”

No tenemos la certeza de que “presencialmente” nos rodearemos de niños, niñas, jóvenes y familias como en años anteriores; pero sí que todos estarán presentes en nuestra oración, ofrecimiento, cariño… porque si no perderíamos nuestra identidad más profunda. El día 16 nos reunimos toda la comunidad para comenzar a elaborar el Proyecto del curso y ¡cómo no! con un buen rato de oración. Queremos que de nuestro corazón brote lo mejor de nosotras mismas para seguir cuidando la vida. Reparto de corazones, silencio y reflexión. ¿Qué quiero aportar personalmente? : Paz, Bondad, Dulzura, Rosario, Alegría, Compartir, Gratitud, Oración silenciosa, Paciencia, Comprensión, Esperanza…

Concluimos contentas la oración y qué mejor en un ambiente tan cálido, en todos los sentidos, que tomarnos un heladito. Espontáneamente, también del corazón, surgen sencillas expresiones: “Así tendríamos que terminar todas las oraciones”, “Esto que se repita, “¿No podríamos volver a empezar?”… Concluimos nuestro encuentro para retomarlo e ir concretando en próximas reuniones lo que será nuestro Proyecto.

Comunidad de Casablanca (Zaragoza)