Foto
14Nov

La fecundidad generativa de Madre Magdalena Morano, FMA

El 15 de noviembre de 2021 se celebra la memoria litúrgica de la Beata Magdalena  Morano, una italiana Hija de María Auxiliadora de origen piamontés que, llamada a realizar su servicio en Sicilia primero como Directora, luego como Provincial, supo inculturar y difundir el espíritu que se respira en la Comunidad de Mornese, dando un gran impulso a las obras educativas y pastorales.

¿Cómo contribuyó la Madre Morano a hacer de las comunidades «ambientes vocacionales»?

Sor Piera Cavaglià, secretaria general del Instituto FMA de 2002 a 2021, retomando los temas del XXIV Capítulo general que finalizó el 24 de octubre de 2021, destaca cómo Madre Morano, aunque con términos diferentes y en un contexto histórico alejado del actual, favoreció una impronta vocacional en las comunidades. La pregunta hace que resuene en nosotros uno de las fuertes llamadas del recién concluido CG XXIV.

«Revivamos y atestigüemos juntos la belleza de la vocación salesiana colocándonos en un estado de formación continua para un renovado impulso vocacional. Estamos invitados a volver a la alianza de amor y a redescubrir la vocación como experiencia de encuentro con Dios. Él nos ama, ha fijado su mirada en nosotras, nos llama a compartir la pasión por el Reino en la comunidad humana y eclesial «. (Actas del CG XXIV: Con María como «presencia» que genera vida – texto aún por imprimir).

Desde hace años el Instituto ha emprendido la profundización de esta realidad: el Proyecto Formativo y las LOME reafirman claramente que la animación vocacional encuentra su espacio vital en la Pastoral Juvenil y la Pastoral Juvenil se hace efectiva cuando se abre a la dimensión vocacional. Pero esto sólo puede tener lugar en comunidades que son un “espacio de crecimiento vocacional para cada miembro” y una “propuesta vocacional” para los jóvenes y las jóvenes (Cf. En los surcos de la Alianza. Proyecto formativo de las FMA p. 50 y cf pág.81-96).

La animación vocacional, por tanto, no surge al final del camino, sino que es una dimensión, una perspectiva irrenunciable que cualifica cada proyecto educativo, cada comunidad, cada fase del crecimiento humano. No se reduce a alguna estrategia, sino que se identifica con un clima. El clima se vive dentro de una comunidad, un laboratorio vocacional por excelencia.

Los puntos de referencia de Magdalena Morano y las primeras comunidades

Sor Magdalena debió sentir una alegría inmensa cuando dijo: «¡Vi a Don Bosco, le hablé! Estuve en Mornese, respiré esa atmósfera, conocí a Madre Mazzarello, le cogí la mano con fuerza en sus últimas horas de vida ”.

De hecho, su vida giró en torno a la continua referencia a una experiencia que la marcó a niveles profundos. En el relato del P. Lemoyne sobre la enfermedad y muerte de la Madre Mazzarello, sobre la última noche, leemos: las hermanas estaban cerca de su cama, «parecía que quería asegurarse de su presencia y sostenía con fuerza la mano de sor Morano». Sor Magdalena Morano estaba en Niza a cargo de las chicas, partirá hacia Sicilia el 5 de septiembre de 1881 (cf. Orme di vita tracce di futuro D 122, p. 341).

Había respirado el «espíritu de Mornese» y este hecho, más que un privilegio, Magdalena lo consideraba una misión. Ella se había propuesto, de hecho, ser santa según el estilo de Don Bosco y María Mazzarello, a cualquier precio, tratando de orientar a hermanas y muchachas, laicos y quizás a los mismos párrocos con los que colaboraba en la misión catequética hacia esta meta.

Si se analiza la película de su vida, secuencia a secuencia, se descubre cuál es su concepción de la santidad salesiana: ya no pertenecer a uno mismo, sino realizarse en el amor, como educadora y formadora.

Los niños y jóvenes habían copado su vida desde que tenía 14 años. Es imposible pensar en Magdalena si no es como una guía, una maestra de vida, una compañera sabia, decidida y maternal.

Sor Petronila Mazzarello, que fue su maestra de novicias, había observado larga y complacida a esa novicia, que ingresó al Instituto a los 31 años .mientras estaba en la escuela o jugando entre las niñas y decía de ella:

«Tenía un espíritu verdaderamente salesiano».

De hecho, sus puntos de referencia siguen siendo, además del Evangelio y las Constituciones, el espíritu de Mornese y Niza, el clima de origen carismático, el testimonio de hermanas en las que vio la encarnación de la espiritualidad salesiana. (Texto completo)

En el tercer año de preparación al 150 aniversario de la Fundación del Instituto FMA, en el que las Comunidades Educativas están llamadas a «proyectar con audacia el futuro», la experiencia de Madre Magdalena Morano es un ejemplo y un estímulo para las Comunidades Educativas «para celebrar con alegría la fidelidad de Dios y la presencia de María Auxiliadora que dio origen al Instituto de las FMA y continúen acompañando su camino ”.