Foto
08May

María Auxiliadora, Virgen de los tiempos difíciles

Hace dos meses que Madre Yvonne nos invitaba a “rezar la novena a María Auxiliadora, hasta que esta emergencia sea vencida. Proponedla, a través de los medios de comunicación a vuestra disposición, a las jóvenes y a los jóvenes con los que estáis en contacto y a otras personas, para que se forme una red de oración incesante que llegue al corazón de Dios”.
Hoy terminamos esta novena que nos ha ido acompañando durante este largo tiempo de confinamiento. Hemos conocido cómo figuras de nuestra Familia salesiana han vivido desde la fortaleza, la solidaridad, la confianza en María, la entrega generosa y arriesgada… los momentos de dificultad que en cada momento les ha tocado vivir.
Junto a esta emergencia sanitaria, que parece que vamos poco a poco venciendo, crece ahora una dolorosa emergencia social. Acercarnos a la figura de Sor Eusebia Palomino que vivió en propia carne la necesidad nos puede ayudar a ser samaritanos de nuestros hermanos y hacer posible vivir esta circunstancia con la esperanza y la alegría de saber que uno no está solo en la dificultad. ¿Y tú qué vas a hacer?
El próximo viernes comenzaremos la novena oficial en preparación a la fiesta anual de María Auxiliadora, recémosla con fe por todas las familias que sufren las consecuencias económicas de esta pandemia, confiando en las palabras de Don Bosco, «Si queréis obtener gracias de la Santa Virgen haced una novena» (MB IX, 289).

 

 

 

La venerable Sor Laura Meozzi, primera salesiana enviada a fundar en Polonia, nos acompaña en este octavo día de nuestra novena a María Auxiliadora, Virgen de los tiempos difíciles. Tiempos difíciles los de las dos Guerras mundiales que ella vivió y sufrió en primer persona.

Acercarnos a su vida es comprobar la valentía de quien sabe permanecer y confiar en Dios es los momentos más difíciles, es dejarnos interpelar por sus opciones arriesgadas en favor de los más vulnerables, es dejarnos tocar por su bondad maternal.. ¿y no es ese abandono, esa bondad, esa defensa de los humildes frente a los soberbios lo que apreciamos en María?

¿Cómo conjugas en tu vida el verbo «Permanecer» y «Arriesgar»? ¡¡Hazlo siempre en primera persona!!

Nuestro séptimo día de la novena a María Auxiliadora, Virgen de los tiempos difíciles, nos presenta a la beata Alejandrina María da Costa. Desde el que fue su lecho durante 30 años postrada nos ofrece sin duda una lección para estos tiempos de confinamiento que estas viviendo. Una invitación a vivir este tiempo como una valiosa oportunidad…. Así rezaba ella… «El tiempo es precioso: es un cofre de inmensos tesoros. Si lo aprovechamos, ¡cuánta gloria para Jesús! ¡Cuánto consuelo podemos darle y cuántas riquezas podemos enriquecer y embellecer nuestra alma!! 

¿Estás aprovechando este tiempo para crecer por dentro, para aprender a vivir con más hondura? ¿Esta siendo este tiempo una ocasión para cultivar tu amistad con Jesús?  Recuerda… «El tiempo es precioso»… ESTE TIEMPO PUEDE SER PRECIOSO.

La beata, Sor María Troncatti, misionera en Ecuador, nos acompaña en este sexto día de nuestra novena a María Auxiliadora, Virgen de los tiempos difíciles. Una invitación a descubrir la vida como don que no nos pertenece del todo, que estamos llamados a entregar en favor de los demas. Mirando a Jesús y, especialmente en estos días, a tantos que, sabiéndolo o no, son sus manos que curan, que acompañan, que animan, sus ojos que miran con bondad infundiendo esperanza y fuerza… nos podemos preguntar… ¿Y yo qué estoy haciendo de bueno con mi vida por los demás?

 

En este quinto día de nuestra novena a María Auxiliadora, Virgen de los tiempos difíciles, miramos a Mamá Margarita, una vida entregada, como la de sus hijo, hasta el último aliento por los muchachos de Valdocco. Un verdadero Ángel de la Caridad que, en tiempos difíciles, supo abrir los ojos, descubrir el rosto de Jesús en quien sufría, y hacer lo que le era posible en esas circunstancias, ofrecer sus cinco panes y 2 peces, ofrecer su agua para convertirse en vino… Pedimos a María Auxiliadora que, como Mamá Margarita, aprendamos que la vida es un don que se recibe entregándose. ¡Qué mejor lección que la que hoy nos da Jesús muriendo en la cruz… ! FUE POR AMOR…

 

La cuarentena sigue su curso y hemos llegado al cuarto día de nuestra novena semanal, en la que Ella, María Auxiliadora, Virgen de los tiempos difíciles, nos invita a mirar a Artémides Zatti. Qué bonita llamada a convertirnos en medicina y consuelo de quienes tenemos cerca y de quienes, aún en medio de la distancia, podemos hacer sentir nuestro cariño, nuestra palabra de ánimo. Que nuestra voz, nuestra llamada, nuestro mensaje… y sobre todo nuestra oración, se convierta en bálsamo y consuelo para quienes sienten la soledad o el sufrimiento por la pérdida, la incertidumbre laboral o la impotencia ante multitud de vidas que se escapan entre sus manos. ¡Sé tú mismo medicina! Pon bajo el manto de María cada uno de sus nombres… Ella es la Auxiliadora.

En este tercer día de nuestra novena semanal, María Auxiliadora, Virgen de los tiempos difíciles, nos invita a mirar a la joven Laura Vicuña. Sobre sus hombros carga una pesada «mochila» por la situación familiar que vive, también así muchos de nuestros chicos viven con preocupación y sufrimiento tantas situaciones de sus familias… y más aún, en estos días de confinamiento, se acentuarán sus temores e incertidumbres por la situación económica o por la compleja convivencia familiar. Pese a todo Laura vive en el colegio de Junín siempre al servicio de todas, también en los momentos de mayor dificultad, ahí donde se ponen en juego los verdaderos valores de las personas. Ella supo olvidarse de sí y ponerse al servicio, allí donde y cómo era necesario. A nosotros se nos pide, también en estas circunstancias, salir de nosotros mismos y pensar en los otros, en los que lo están pasando peor, en los que están sufriendo más… Una invitación a acallar quejas y disfrutar de las pequeñas cosas.

 

En este segundo día de nuestra novena semanal, María Auxiliadora, Virgen de los tiempos difíciles, nos invita a mirar a Maín, mujer valiente y disponible, haciendo suyo el «voy yo» tan característico de nuestra espiritualidad en un momento de crisis. Practiquemos en casa también esta actitud estos días: Sé tú el primero en hacer una llamada de ánimo, sé tu el primero en echar una mano en las tareas de casa, sé tu el primero en tener paciencia y aguante, sé tú el primero en expresar la solidaridad de la mil formas que la caridad nos pida, sé tú el primero en proponer una oración especial juntos en familia… ¡La valentía también se demuestra así!

En estos momentos de incertidumbre en los que se agradece sentirnos en comunión e ir cumpliendo las directrices que se van marcando, estamos llamadas también a hacer una lectura creyente de la realidad y pedir el auxilio de María. A ello nos invita la Carta que ayer nuestra Madre General envío a todo el Instituto, donde nos decía:
Os invito a rezar la novena a María Auxiliadora, hasta que esta emergencia sea vencida. Sé que ya diversas comunidades la han iniciado con fe y se lo agradezco de corazón. Éste es también un modo para sentirnos cercanas a las personas que están sufriendo porque están afectadas por el virus y por sus familias, e igualmente cercanas a los miles de prófugos que en estos días esperan acogida y encuentran sólo rechazo y violencia. Don Bosco, sugería rezar a la Virgen de los “tiempos difíciles” con esta novena: «Si queréis obtener gracias de la Santa Virgen haced una novena» (MB IX, 289). Proponedla, a través de los medios de comunicación a vuestra disposición, a las jóvenes y a los jóvenes con los que estáis en contacto y a otras personas, para que se forme una red de oración incesante que llegue al corazón de Dios. (Carta Madre General, 11 marzo 2020)
Nos propone, por tanto, invocar la ayuda y protección de María Auxiliadora, como la Virgen de los tiempos difíciles, como la llamaba Don Bosco. Como Inspectoría, lanzamos la siguiente iniciativa pastoral para hacer llegar a todas nuestras comunidades educativas, especialmente a los jóvenes, y darle la máxima difusión posible a través de tantos medios con los que contamos.
Se trata de una infografía con una invitación a rezar a través de la lectura de un breve episodio de la biografía de personas cuya vida ha sido  ejemplar destacando su valentía y generosidad en momentos difíciles. Se acompaña de una pregunta que llama a la reflexión y una oración a María Auxiliadora, pidiendo su ayuda e invitando a la solidaridad y a la confianza en estos momentos especiales.
Como la Madre nos dice que nuestras casas sean “un fuego de esperanza y de luz” en estos momentos. María Auxiliadora nos ayude y acompañe para vivir este tiempo de Cuaresma en la luz de la Resurrección.