Foto
19Ene

Misioneras españolas en Cuba

Queridas hermanas:

Un saludo cariñoso desde Cuba. Aquí estamos tres hermanas españolas, Sor Teresa Zapater, Sor Rosa Angélica Rodríguez y Sor Mercedes Jurado. En Cuba tenemos cuatro comunidades: La Habana donde vive Sor Teresa; Manguito, vive Sor Rosa Angélica; Camagüey y Manzanillo donde vive Sor Mercedes.

Hemos estado reunidas unos días en La Habana. Han sido días de convivencia, fiesta y asamblea. Sabréis que la situación económica y social en Cuba es complicada. Y esto va a peor, aumenta la pobreza, hay escasez de alimentos y de necesidades básicas. El índice de inflación es muy alto, Y a todos nos cuesta subsistir con lo poco que tenemos. La gente pasa hambre y nosotras también.

Hemos tomado conciencia de la realidad de cada una de las comunidades. Al igual que la gente no tenemos lo necesario para vivir con dignidad. No encontramos en las tiendas alimentos, y con lo que nos dan en “las bodegas”, tiendas del estado, que a primeros de cada mes vamos a recoger los alimentos que nos corresponden: arroz, frijoles, dos huevos para cada una, algo más de medio litro de aceite y una bolsa pequeña de café, y cuando hay, algo de pollo. Todo esto para un mes y la cantidad depende de los miembros de cada familia, se saca con la cartilla y es tan poco lo que nos dan que no nos llega para todo el mes. Lo entenderán mejor las hermanas que vivieron después de nuestra guerra civil. Es similar a las cartillas de racionamiento de aquel tiempo. Aquí se les llama cartillas de abastecimiento.

Somos pobres entre los pobres. Pero sentimos la alegría de compartir, damos una bolsa de arroz y al momento nos traen unos huevos… y así todos los días. Sentimos muy fuertemente la providencia de Dios.

Nuestro trabajo es evangelizar, catequesis y grupos de formación con los niños, adolescentes y jóvenes, en nuestra propia ciudad y en las aldeas que están cercanas. Y también tenemos talleres de manualidades y de música. Vamos a comenzar con un taller de “Aprender a aprender”, repaso de tareas escolares, escritura y lectura para los niños que lo deseen. Ellos vienen a nuestra casa con mucha ilusión y con muchos deseos de aprender.

Nuestras casas están abiertas a los pobres que necesitan comida, medicinas… cada día son muchos los que atendemos…

Vivimos la alegría de llevar el Evangelio a los más pobres, a los más sencillos…

Recen por nosotras, lo necesitamos.

Un gran abrazo

Sor Teresa Zapater, Sor Rosa Angélica Rodríguez y Sor Mercedes Jurado