Foto
30Nov

“Una sola voz” tiende puentes

Las hermanas salesianas de la comunidad de Béjar han iniciado este curso con mucha ilusión, ya que celebramos el 150º aniversario de la fundación de las Hijas de María Auxiliadora.

Las Hijas de María Auxiliadora, que hoy son más de 11.000, están presentes en 97 naciones de los cinco continentes. En una gran pluralidad de ambientes educativos con una especial atención a los más jóvenes. Como una gran red educativa, comunicativa y evangelizadora desde las realidades locales, nacionales y mundiales, hacen visible la misión carismática salesiana, a través de escuelas de todo tipo, plataformas sociales, centros de formación profesional y universitaria, ONGs, Oratorios, Centros Juveniles…

Nuestro colegio está feliz de poder compartir este momento tan especial en el que recordamos a nuestros fundadores

Por este motivo, el Proyecto de Aprendizaje y Servicio “UNA SOLA VOZ” ha organizado un encuentro en el que han participado las cuatro hermanas de la Comunidad de Salesianas “Mary our help” de la ciudad de Sandali (Tanzania) y las seis que pertenecen a nuestra Comunidad de Béjar.

Ha sido un momento muy emotivo, en el que estas hermanas de diferentes países (Ruanda, Tanzania, Kenia, Tailandia y España) han compartido la misma experiencia vocacional y carismática a pesar de pertenecer a lugares y culturas tan diferentes. Gracias a la colaboración de la profesora Ruth Cook, las hermanas se comunicaron en lengua inglesa e intercambiaron sus reflexiones y vivencias sobre el Capítulo General XXIV celebrado recientemente, a la vez que “tendieron puentes” para vivificar en común el espíritu de Mornese en cada contexto social y educativo. No faltó la ocasión para desearse un feliz Adviento, previo a la plenitud del nacimiento de Jesús, acontecimiento central de la Navidad.

El Proyecto APS “UNA SOLA VOZ” ha hecho realidad uno de sus objetivos fijados para este curso: llegar a todos los ámbitos de la Comunidad Educativa. Y uno de los más preciados es la comunidad de religiosas que, con su presencia y testimonio, nos acercan a Maín y nos recuerdan que “TODOS SOMOS MORNESE”.